Mundo

La reina Isabel II reveló cómo se sintió cuando tuvo COVID-19

Su alteza se sintió “exhausta” después de haberse contagiado.

Por primera vez después de que la reina Isabel II superara el COVID-19 se conocen declaraciones de la monarca refiriéndose a su estado de salud. Su alteza se sintió “exhausta” después de haberse contagiado con el virus en febrero, reveló durante una videoconferencia con personal sanitario.

Cuando la monarca británica, que cumplirá dentro de poco 96 años, dio positivo por coronavirus manifestó, según el Palacio de Buckingham, “síntomas leves”. «El virus deja muy cansado y exhausto, ¿es así, no?”, preguntó Isabel II a Asef Hussain, un paciente que tuvo la enfermedad, durante la inauguración virtual de una unidad de cuidados médicos que lleva su nombre en el Royal London Hospital de la capital británica.

Isabel II prohibió que la fotografiaran del brazo del príncipe Andrés

La reina Isabel II reapareció públicamente tras cinco meses al unirse a la familia real y otros dignatarios en un servicio conmemorativo en honor de su esposo, Felipe de Edimburgo. «El Servicio, en particular, rindió homenaje a la contribución del Duque de Edimburgo a la vida pública y al firme apoyo a las más de 700 organizaciones benéficas con las que Su Alteza Real estuvo asociado a lo largo de su vida», compartió The Royal Family en su cuenta de Instagram.

En el servicio de acción de gracias, que se llevó a cabo el pasado 29 de marzo en la Abadía de Westminster, en Londres, estuvo la reina con su heredero, el príncipe Carlos, su nieto William y su esposa Kate, y otros miembros de la familia real, incluidos sus hijos.

La reina llegó a este servicio junto a su hijo el príncipe Andrés, sin embargo, la monarca no quería que su gesto de apoyo fuera tan ‘público’, ya que aquel día desde palacio dieron instrucciones precisas para que no se fotografiara a la reina mientras caminaba hacia su asiento con su hijo.

Richard Pohle, el único fotógrafo acreditado para el evento, confesó ahora que se saltó las órdenes que había recibido en cuanto vio a la monarca hacer su aparición del brazo del príncipe Andrés. “Eso lo cambió todo. Tengo que fotografiar esto, está claro’, me dije. La llegada de la reina había pasado a ser el principal acontecimiento informativo», expresó Pohle.