Mundo

Lo que Kate Middleton y el príncipe William no pueden comer en el Caribe

Los duques de Cambridge han recorrido Belice, Jamaica y recientemente llegaron a Bahamas y han compartido íntimamente la cultura de cada nación.

El príncipe William y Kate Middleton han pasado unos días fenomenales en los países caribeños. Todo esto en el marco de las actividades por la conmemoración de la Commonwealth -Mancomunidad-. Los duques de Cambridge han recorrido Belice, Jamaica y recientemente llegaron a Bahamas y han compartido íntimamente la cultura de cada nación.

Echa un vistazo: El elegante gesto de Kate Middleton para llevar a la Reina Isabel en gira por el Caribe

Principalmente Kate ha destacado por su cercanía con la gente y por su elegancia y porte. La Duquesa ha atinado viaje por el Caribe con atuendos y vestidos deslumbrantes tanto para eventos de etiqueta y protocolo como para los menos formales. Sin embargo, se conoció un detalle del viaje de Los Duques de Cambridge al Caribe que ha generado curiosidad.

Kate Middleton y el príncipe William cumplen las reglas reales

Se trata de una regla de la Reina Isabel que aplica para viajes fuera del Reino Unido relacionadas con la comida. Y es que tanto Kate como William tienen prohibido comer mariscos, justamente una de las comidas típicas en la mesa caribeña.

Pero, ¿A qué se debe esta regla de la Reina Isabel? De acuerdo con Gran Garrold, experto en etiqueta, esto es para evitar que algún miembro de la familia real tenga alguna reacción grave o sufra una intoxicación por consumir este alimento del mar.

«Es una medida muy sensata dejar de comer mariscos cuando se está fuera de casa en funciones públicas», agregó el experto citado por el diario The Sun.

Los duques de Cambridge mantienen su gira por el Caribe en representación de la Reina y han visitado agradablemente Belice, Jamaica y por último Bahamas. A la realeza se le ha visto muy cómoda y feliz de compartir con los nativos y de no ser parte de su cultura.

El servicio de Commonwealth, que congrega a más de 50 naciones, es un evento muy especial para la Familia Real Británica, por lo que realizan actividades que les permitan tener contacto con sus miembros, que según dijo la realeza, son más de 2.5 billones de ciudadanos.